ALGUNAS CONSIDERACIONES DEL ESTATUTO DE RESIDENTE DE LARGA DURACIÓN-UE EN UN SEGUNDO ESTADO MIEMBRO: UN NUEVO DERECHO.(III)

Existen subgarantías que este nuevo derecho otorga a los residentes de larga duración-UE, los cuales se traducen en la necesidad de motivación de la resolución de denegación de una solicitud de permiso de residencia[1]. Y otras garantías afectan al caso de que se niegue la totalidad, renovación o en su caso la restirada del estatuto, de modo que el interesado podrá hacer uso de los recursos estipulados en la legislación nacional del segundo Estado miembro del que se trate.

Ahora bien, si la  resolución resulta favorable al otorgamiento de la residencia, el segundo Estado deberá notificarle dicha decisión al primer Estado de acogida.

Y desde su admisión en el segundo Estado miembro, el residente de larga duración se beneficiará de todas las prestaciones de las que se beneficiaba en el primer Estado miembro, en las mismas condiciones que los nacionales.

Aunque lo cierto es que el residente de larga duración que resida en el segundo Estado miembro conservará su estatuto en el primer Estado miembro hasta que haya adquirido el mismo estatuto en el segundo Estado miembro. De modo que, después de cinco años de residencia regular en el territorio del segundo Estado miembro podrá presentar, si lo desea, una solicitud para ser considerado como residente de larga duración en este Estado miembro[2].

Llegados a este punto, no podemos finalizar este apartado sin realizar, siquiera brevemente algunas consideraciones sobre la retirada y la obligación de readmisión del estatuto de residencia en el segundo Estado miembro[3]. Respecto a la retirada, cabe señalar que hasta que el nacional de un tercer país haya obtenido el estatuto de residente de larga duración, el segundo Estado miembro podrá adoptar la resolución de denegar la renovación o retirar el permiso de residencia y obligar al interesado (y a los miembros de su familia), conforme con los procedimientos previstos por la legislación nacional, a abandonar el territorio en los casos siguientes:

  1. Por razones de orden público o de seguridad      pública (en los mismos términos anteriormente explicados)
  2. Cuando se dejen de cumplir las condiciones      previstas para la obtención del estatuto en un segundo Estado miembro.
  3. O, cuando el nacional de un tercer Estado no      resida legalmente en el mencionado Estado miembro.

Y por lo que afecta a la obligación de readmisión, hay que señalar que el  primer Estado miembro estará obligado a readmitir al residente de larga duración al que el segundo Estado miembro haya retirado el permiso de residencia, y con el serán, también readmitidos los miembros de su familia.


[1]  Véase el artículo 20.1  de la Directiva.

[2] Léase el artículo 23 de la Directiva.

[3] Léase el artículo 22 de la Directiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s