Gente Rara (Parte III)

En el Grad dictionarie universel du XIXe siècle ubicaba a la palabra excentrique como sinónimo de original y dedicaba seis páginas a explicarlo: “se aplica adecuadamente al hombre cuyas acciones, palabras, gestos y personalidad, finalmente salen de los común. Es decir, de los hábitos y convenciones sociales de su tiempo”.

Matthew Robinson, 2nd Baron Rokeby (1712-1800)

Conocido como Lor Rokerby, fue un político excentrico, amante del agua, basado en sus propiedades terapéuticas, ya que diariamente se iba al mar y se sumergia por horas, sin importar las condiciones climáticas, provocando que en más de una ocasión tuvo que ser rescatado por la servidumbre. Contra la moda de aquella época se dejo crecer la barba hasta las rodillas.

Henry Cavendish (1731-1810)

Cinetífico inglés descubridor del hidrógeno y pionero de la electricidad era extremadamente timido, pues se cuenta que mandó a contruir una escalrea alterna para no tener que coincidir con su ama de llaves, también ordeno a su servidumbre no verle a los ojos y evitar tocarlo. Las personas que llegaban a conversar con el, tenían que hablar como si hablaran con el aíre pues no podían verlo a la cara, y pocas veces tenian contestación y por escrito. Y debido a esta timidez muchas de sus investigaciones no eran publicadas.

Geoffrey Nathaniel Pyke (1894-1948)

Espía, invetor y periodista inglés, el cual aporto sus conocimiento a tres sectores: la estadística, la economía y la táctica militar. Se cuenta que cuanod tenía juntas con el personal militar, lo hacia desde su cama, ya que argumentaba que se encontraa tan ocupado que no podía ni moverse. Taní Hipergrafía, o mania por escribir todo el tiempo, por loq ue lleno cientos de cuadernos.

 Hetty Green (1834-1916)

Hija de una acaudelada familia de Massachusetts, heredó casi un millon de dólares en efectivo. A pesar de su riqueza le gustaba vivir en casas de asistencia, vestir con ropa adrajosa y se desplazaba en n camión de granja avícola. Nunca encendía la estufa, ni se bañaba con agua caliente, comía alimentos enlatados. Al morir dejó una fortuna estimada en 3,800 millones de dólares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s