Discusión de las ventajas e inconvenientes del euro para la economía española en la situación crítica actual.

Como el resto de los países de Europa occidental, desde el Ártico al Mediterráneo,España ha conocido a lo largo de los dos últimos siglos y al compás de laafirmación del capitalismo como orden social y económico, un vasto proceso decrecimiento y cambio. Frente a situaciones anteriores con perfil másestacionario, donde los incrementos de la producción eran no sólo menores sinotambién más discontinuos, con cambios más lentos y graduales, la singularidadde la historia económica contemporánea europea proviene, tanto del caráctersostenido, a largo plazo, del movimiento ascendente de la renta real porhabitante, como de las hondas transformaciones inherentes a la sustitución dela base agraria de las sociedades tradicionales por otra nueva de corteindustrial y, en etapas avanzadas, también de servicios; todo ello en paraleloal reconocimiento pleno de la propiedad privada y del creciente papel del mercadoen la asignación de bienes, servicios y factores de producción (tierra, trabajoy capital).
 Cabe señalar, que la situación comparativamente retrasada de la economía española en relación con losotros grandes países europeos occidentales, en el curso del proceso históricode industrialización. Esa desfavorable comparación se refleja en la distanciaexistente entre las condiciones materiales de vida en España y lasprevalecientes en Gran Bretaña, Alemania y Francia. En suma, laconvergencia real ,esto es, en términos de niveles de bienestar expresados enrenta por habitante de España con Europa ha sido en el curso del tiempo “tardía” ysigue siendo aún “incompleta” si bien el balance delos últimos decenios es netamente esperanzador, situándose la consecución delos valores medios europeos de renta como un objetivo alcanzable para losespañoles durante los primeros lustros del siglo XXI, al compás de la plenaparticipación de España en las fases avanzadas de la construcción de una UniónEuropa.
 Un punto clave que ha afectado al crecimiento Español,y entender el por qué España no ha avanzado al mismo nivel de otros paísesdesde la entrada a la zona euro, es debido a que la convergencia española es lenta y desacompasada, puestoque no es hasta finales de siglo cuando se empieza a recortar distancias conlos países europeos más adelantados, y además se produce de forma desacompasadapuesto que el acercamiento ocurre cuando el resto de países sufren recortes ensu crecimiento más que por avances propios españoles.
Es así que en su contextohistórico desde 1950, España ya muestra un rostro más aliviado. Pues comienza a registrar un  crecimiento económico mayor que el de ningúnperíodo semejante anterior, dejando muy atrás aquellos años en que pareció comosi se bloqueara o coagulase, y dramáticamente, el avance histórico. Baste conrecordar ahora las fechas y los acontecimientos que jalonan la segunda mitaddel siglo XX:1959 esel año del Plan de Estabilización y Liberalización, que simbólicamente cierratoda una época de intervencionismo, escasa relación con el exterior y falta dedisciplina en las finanzas públicas; en 1970 se firmará el
Acuerdo ComercialPreferencial con la entonces Comunidad Económica Europea; quince años después,en 1985,y cuandola transición a la democracia puede decirse que está definitivamente consumada,tras iniciarse un decenio antes, se firma el Tratado de Adhesión de España (yPortugal) con la Comunidad Económica Europea. El siglo XX termina formando parte España delprimer grupo de países que inician desde el comienzo de 1999 el establecimientode la moneda única, el euro, siendo una realidad desde el comienzo del año2002.
Cuando se firmó el Tratadode Maastricht en 1991, España no figuraba entre los candidatos a integrar el grupode cabeza de la moneda única. La peseta estaba considerada como moneda débil,la inflación era alta y el déficit de las Administraciones Públicas (incluidala Seguridad Social) estaba fuera de control. España distaba mucho por aquelentonces de los criterios nominales de convergencia. Esta percepción negativade lo que era la economía española, la calidad de su moneda y el estado de susfinanzas públicas ha quedado grabada de tal manera en la mente de los políticosy en la opinión pública de los países centroeuropeos, y particularmente deAlemania, que casi ha pasado inadvertido el cambio profundo, a mejor, delcuadro macroeconómico español en tiempos recientes.
            Laaparición del euro, ha sido controversial en España, como lo ha sido su antiguamoneda la peseta, la aceptación e integración de las comunidades se hareflejado en parte en la aceptación a lo largo de la acuñación de moneda, partedel fenómeno social a la aceptación del euro es que desde mucho antes no haservido de un valor de identificación entre ellos.
También es cierto, que la percepciónde la población española se basa que en hace unos años España y varios paísesde la Unión Europea dijeron al decir adiós a la que fue moneda oficial del paísdurante más de 133 años, provoco filas de espera en bancos y cajas paraconseguir las primeras monedas de euro, calculadoras minúsculas para no perderni un céntimo en las tiendas y establecimientos con dobles precios paraorientar a los consumidores fueron durante meses estampa habitual en el comercioy los servicios.
Desde el 2002, las cosashan cambiado. Los niños casi no saben que hubo una moneda anterior que fue lapeseta y los que la conocieron ya se manejan en euros sin problemas. Sinembargo, muchos se resisten y siguen haciendo el cambio en cada compra,hablando en duros y echando de menos aquellas monedas de agujerito.
Lo cierto es que con unaperspectiva desde el ingreso, el cambio no les ha salido rentable. Ganar la batalla al dólar habrá sido un objetivoconseguido por Europa pero el bolsillo de los españoles no ha encontradotodavía la rentabilidad a la nueva moneda.
Según un estudiorealizado por la Dirección de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Españaha sufrido una subida de más del 40% en los precios de restaurantes y cafeteríasentre 1998 y 2006. La misma suerte, aunque con valores algo inferiores,corrieron en otros servicios como el ocio (caso del cine), las peluquerías ydiferentes servicios de limpieza.
De esta forma, España,Francia, Italia y Bélgica se convierten en los países de la Eurozona que mayorinflación han padecido desde el 2002, año en que empezó la circulación de losbilletes y monedas de euro. No sólo eso: además, el citado estudio de la UEconsigna que España ha sido el país donde el aumento del coste de algunosprecios no cesó con la implantación del euro, sino que ha proseguido desdeentonces.
Comparando el precio delos bienes y servicios cuando se pagaba en francos, pesetas o liras con suvalor actual el incremento ha sido evidente; tal vez por eso el 90% de loseuropeos sigue pensando que el euro ha encarecido sus vidas en los últimosaños.

           Aunque el estudio refleja sóloel incremento de los precios en el sector hostelero, casi todos los productoshan aumentado su valor. El redondeo, un fenómeno en alza, supone que undesembolso que exigía mil pesetas, sea ahora de diez euros (666 pesetas más dediferencia) y lo que valía 2.000 ahora cuesta veinte euros (1.328 pesetas más).Una subida que sufre el consumidor: la transformación de una moneda a otra ennóminas y salarios es la única que se ha hecho a la perfección, de modo que sesigue cobrando lo mismo, pero entramos en una contraposición de pensamiento decada individuo, al ver que todos sube menos el salario y este no alcanza igualque antes.
                Pero más allá, del escenario desolador del bolsilloindividual, en parámetros generales el euro ha permitido, la implantación de la monedaúnica en la llamada Zona Euro abrió la posibilidad de poder utilizar la mismamoneda en cualquier país perteneciente a la Unión Monetaria Europea. Para laaceptación de esta etapa de transición el Gobierno regional aprobó y llevó acabo el Plan Regional de Transición al Euro. Por lo que las autoridadesespañolas desarrollaron una campaña de información para la transición al euro.
Así mismo, el tipo decambio fijado por unanimidad de los Estados miembros que inicialmente adoptaronla moneda única fue obligatorio a partir del 1 de enero de 1999, fecha a partirde la cual se pudo utilizar el euro en las transacciones, a excepción de loscobros y pagos en efectivo, para los que se siguieron usando las monedas y billetes3de cada país hasta el 1 de enero de 2002.
El 1 de septiembre de 2001comenzó la distribución de monedas y billetes en euros para entidadesfinancieras y grandes superficies comerciales y el 1 de diciembre para el restodel sector comercial y hostelero a través de las entidades financieras.
A partir del 15 dediciembre 2001, los ciudadanos ya podían conseguir euros en las entidadesfinancieras por un importe equivalente a 2.000 euros persona, de manera que el1 de enero de 2002 quedó ampliado el uso del euro a los cobros y pagos enefectivo, aunque la peseta siguió siendo válida como medio de pago en cursolegal con pleno poder liberatorio, en cuanto una subdivisión del euro al tipode conversión, hasta el 28 de febrero de 2002, momento en el que la pesetaperdió su curso legal y sólo conservó, de momento, su mero valor de canje.
Por tanto, los poseedoresde pesetas que quisieran emplear sus monedas y billetes en transaccioneseconómicas, no tenía otra opción a partir de aquel momento que canjearlos poreuros en los Bancos Centrales Nacionales y otras entidades financierascolaboradoras.
            Posteriormente, de cara ala implantación definitiva del euro como moneda de curso legal el 1 de enero de2002, segunda fecha crítica, se aprobó en el Consejo de Gobierno un PlanRegional de Transición al Euro para preparar a la Administración a funcionar eneuros, así como para ayudar y quitar temores en el ámbito de la sociedadcastellano-manchega.
El Banco de España y elMinisterio de Economía desarrollaron una campaña de información para latransición al euro, con la que el Gobierno regional colaboró organizando cursosy jornadas dirigidos tanto a colectivos sensibles a los que llega con másdificultad la información, como a colectivos con gran capacidad para trasladarinformación a la sociedad, como son los periodistas.
Además, se constituyó unObservatorio del Euro, donde representantes de la Administración regional,comerciantes, pequeños y medianos empresarios, profesionales autónomos yconsumidores y usuarios en general realizaron una importante labor de cara aevitar acciones que pudiesen perjudicar el bolsillo de los ciudadanos por norealizar correctamente el cambio de la peseta al euro, sobre todo en el temadel redondeo de los céntimos, antes mencionado.
Pero más allá de lasituación que se ha pasado durante la transición de la peseta al euro, y laaceptación de los españoles al mismo, actualmente España ante el mundo seencuentra bajo la lupa a nivel nacional e internacional. En gran parte se sabeque la estabilidad momentánea que lograba España era a través de susdevaluaciones y con ello recuperaba competitividad. Ahora España no goza demoneda propia por lo que su competitividad ahora deberá ser realizada a travésde aumentar la innovación, mejora de productividad (dentro de los parámetrosestablecidos por la Unión europea), rebajas salariales y de precios respecto asus socios de la zona euro en sí.
La otra opción que Españapodría adoptar sería la de su salida de la zona euro, y así poder devaluar denuevo, la verdad es que esta opción, no parece un tanto favorable ya que estámás que estudiado que tarde o temprano una devaluación trae sus consecuenciasdesfavorables, que llegan a pesar más que los beneficios otorgados en unprincipio. Aunque existen autores que señalan que sería un recuperaciónbastante y se lograría así alcanzar una mayor competitividad, y asi poderalcanzar al resto de los miembros de la Zona Euro.
Siguiendo en la línea dela primera opción, es importante mencionar que existe una actual resistencia(fuerte) en bajar precios y salarios y esto ha provocado de cierta manera unestancamiento que seguro seguirá por años.
            Desde un punto de vista objetivo las ventajas en general desu pertenencia a la Zona Euro son las siguientes:
a.      Mayorcredibilidad Internacional y tipos de interés mucho más bajos que si estuvieranfuera. Por lo que esto permite por ejemplo que las empresas españolas obtenganuna financiación más barata a nivel internacional.
b.      Sila situación se diera en un escenario fuera de la zona euro, produciría paraEspaña que la competitividad derivada de la depreciación de la pesetaperjudicase las exportaciones del resto de los países de la Unión Europea, loque pondría en peligro las buenas relaciones, que se han adoptado desde suingreso.
c.       Eliminaciónde riesgo de tipos de cambio, y esto trae como consecuencia a las empresasespañolas expandirse en el exterior.
d.      Suinflación, fuera del euro, sería probablemente mayor y como consecuencia eltipo de cambio de la peseta sufriría enrome volatibilidad respecto a otrasmonedas, y esto traería aparejado un incertidumbre (bastante) en las relacioneseconómicas entre España y el resto del mundo.
e.      Eleuro elimina los costes de transacción del cambio de divisas dentro de la zonaeuro.
f.       La vuelta a la peseta,traería aparejado un empeoramiento a la gestión de las finanzas públicas conaumentos en el déficit presupuestario y la deuda pública. Esto simplemente,aumentaría el riesgo país por lo que resultaría mucho más caro obtenerfinanciación en los mercados financieros internacionales.
Más allá de seguir una críticameramente poblacional sobre la existencia de desventajas por la pertenencia ala zona euro y ante la opción de la imposibilidad de devaluar, las medidas quese deben por optar los expertos mencionan las siguientes:

 

1.     Se debe aumentar la productividad mejorando lasinfraestructuras, los niveles educativos, el mercado de trabajo y lastecnologías de la información y del conocimiento.
2.     También habría que reducir el déficit público paramejorar las condiciones de financiación de nuestra economía. Para ello seprecisa ajustar el gasto público improductivo, eliminar ministerios, reducir elsueldo de los funcionarios y disminuir el gasto e intervencionismo de los entesterritoriales (creación de empresas públicas, control de las cajas de ahorros yaumento de tasas y de trámites burocráticos que generan lentitud e incrementosen los costes empresariales).
3.     Con ello la confianza en los  gobernantes mejoraría y lo que es másimportante se les  pondría en camino pararesolver los problemas que padece la economía española. Aunque tal vez esteúltimo punto más allá de verlo desde una perspectiva económica, debe serconsiderada una perspectiva interna y de su política
De no seguir este caminolo único que espera es una larga crisis económica como las que han tenidoJapón, Italia y Portugal, durante diez años. Y entonces sí que habrá que hacerlas reformas estructurales y soportar, durante muchos años, rebajas salariales,que les permitan ganar competitividad y poder así salir de la crisis.
Eldía de hoy la situación de España, como la de otros países miembros causa ruidoy los sumerge en la mira, tal es el caso de Alemania, el pasado marzo delpresente año, donde el ministro de finanzas alemán Wolfganf Schäuble, declaro “un Estado que no controle sus finanzas nopuede decidir sobre las finanzas de otros miembros, se debe poder suspender elderecho de voto de un país no cooperativo”. Esto realmente es un pocoimposible, no solo por el caso particular de España, ya que en si el Pacto deEstabilidad obliga a todos los países a mantener el déficit público por debajodel 3% del PIB y una deuda menor del 60%. Y según, las últimas prevenciones delBCE, ningún país (incluyendo Alemania), cumplirá al menos hasta 2012.
Bajoesta lupa España, será el segundo país en la zona euro, con mayor déficitpúblico (pronosticado un 5,3 % en 2012) y el crecimiento de su deuda será delos más pronunciados. Por estas razones, en los últimos días ha estado en lamira de los analistas. Y aún mas después de que el BCE asegurara que su plan deausteridad no está respaldado por medidas en si concretas, y además que laComisión europea haya calificado las previsiones del Gobiernos españoldemasiado optimistas. Y esto ha conllevado a preguntarse en algunos extremos siEspaña será el primer descendido de la primera división del euro.
Elcontrol de las deudas públicas también ha sido tema a discutir ( de la cualEspaña también es parte), lo que se busca en este ámbito es la posibilidad decreación de un organismo de rescate para los países que no cumplan con susobligaciones. Lo cual a generado una división de opiniones a favor y en contra.En contra señalan, que sería una mala decisión, ya que permitiría a los Estadosa incumplir las normas sabiendo que tienen de alguna manera una red seguradonde caer; y por el contrario, otros piensan que podría ser una instituciónque impusiera cierta disciplina en la zona euro, viéndolo más como un mecanismode control y beneficioso para todos en particular, ya que en realidad ningúnpaís esta salvado de llegar a tener una situación parecida a la española enalgún momento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s